28 noviembre 2015

Raspberry pi zero

Hace un par de días del lanzamiento del modelo zero de Raspberry Pi y parece que en el primer día ya se agotaron. Con un precio de 5$ y siendo el primer ordenador que se regala con una revista, parece normal. Aunque sea para tenerla de llavero a ese precio valdría la pena.

Sólo tiene dos microUSB, uno de ellos para cargar, un puerto mini HDMI, el conector de la microSD, los contactos de reset y video compuesto y los 40 contactos del puerto GPIO. Ni más ni menos. Al procesador lo han subido de vueltas respecto al modelo 1, por lo que igual es conveniente ponerle un disipador.

Quien vaya a trastear en serio, este es el modelo más práctico, más que nada por su bajo precio y porque esto se puede meter en cualquier sitio.

Lo malo es que hay que comprar bastantes accesorios aparte. Si se quiere usar para el Kodi, conversor de HDMI, de usb, regleta de USB, conversor USB a ethernet o WIFI, etc. Y para conectar otras cosas, hace falta comprar el puerto GPIO.

Por último, está el problema de la distribución. Aquí no va a costar 5$ ni su equivalente en euros precisamente. Es cuestión de hacer cuentas para ver si realmente vale la pena este nuevo modelo.

Viernes de cuentas a negro, halloween y la venta de almas

Es muy curioso este país donde vivimos, aunque podría extenderlo al continente. La mitad de la población, si no más, funciona como hace más de 50 años, como poco. En las grandes ciudades, donde se suma un porcentaje grande, pero no mayoritario de la población de España, nos escandalizamos de muchas cosas que dicen a veces, cuando sabemos perfectamente que no existen, como alguien abatido a escopetazos o eso del machismo en este tan avanzadísimo siglo XXI.

Y vaya, hace nada tampoco nadie se podría creer que en España hubiera corrupción, y ahora resulta que eso es sólo de "la clase política", clase que no comprende ciudadanos como otros cualquiera, son otra cosa. Fíjate, como puede ser eso con lo legales que somos todos, que no hacemos trabajitos en negro, ni compramos sin pagar el IVA, ni llamamos a la parienta con el teléfono del trabajo, ni usamos el coche de empresa para uso privado ni nos llevamos material de oficina a casa sin camino de vuelta. A veces, material de oficina es sinónimo de material informático.

Cuando ya te empiezas a ver canas y te has dado algún paseo por aquí y por allá, ves que todo lo que dicen en los medios es mentira, que esos logros sociales que algunos se vanaglorian de haber conseguido no existen y que lo que hay es lo que siempre ha habido. Lo más obvio es que muchas mujeres siguen de amas de casa con su marido llevando el único sueldo, las que trabajan cobran menos que los hombres, y sigue habiendo abusos laborales tan leves y poco irónicos como que algunas feministas que por casualidades de la vida acaban teniendo una empresa llegan a despedir a las empleadas en el momento en que les dicen que están embarazadas. Coño, si estás trabajando no folles. Todo el mundo sabe que si firmas un contrato no puedes tener vida privada.

Y ciertamente no tenemos vida privada. Si nos hacen la vida fácil, ¿para qué tenemos que prestar atención a nuestras libertades? A veces sí lo hacemos, cuando alguien nos dice que hay que ir a una manifestación, por supuesto que vamos sea de lo que sea, que así nos saltamos una clase. Y así, al instalar un juego gratuito en el móvil, por supuesto que le damos permiso a todo lo que pida y aceptamos vender nuestra alma.

¿Seguro que es gratis? Parece ser que hasta el inofensivo jueguecito de los pájaros cabreados nos vigila. Si compramos un ordenador con sistema operativo propietario que se incluyen gratis (ah, no, no puede ser, ¿que se paga?), hay que aceptar la licencia sin leerla, qué pérdida de tiempo, con la cantidad de texto que hay. Y sobre todo, hay que activar el GPS siempre y tener siempre cobertura y datos en el móvil, que si no el asistente no me dice donde tengo que mear, y aceptar todo lo que pida sin pestañear, que para eso está la ley de protección de datos, para que los grandes monopolios no se guarden datos nuestros y las telefónicas no guarden todo lo que hemos hecho durante dos años.

Pero todo va perfecto, el gobierno ha hecho los deberes y vivimos en la sociedad del bienestar, donde dentro de nada no habrá paro, nuestro sistema educativo será el mejor de Europa, la sanidad también y todos seremos felices. Como somos tan modernos, vistámonos de bandera de EEUU (que de rojo y gualda es cutre, o no, es facha, aunque en 1785, de cuando data la actual nuestra, yo diría que ese término no se había inventado) y dejemos estar esas ordinarieces nuestras de ese pasado franquista y reaccionario y vamos a disfrazarnos de gilipollas en halloween, que nadie sabe que coño es, pero invitan a entrar gratis en las discotecas, oiga

Como aquí no hay rebajas, segundas rebajas ni terceras varias veces al año, ni la semana fantástica del tajo británico, ni el día sin IVA del tontolabarkt o del lenguametlan, o el día del socio, abonado, o enmerdado, la economía no se mueve, no hay consumo, etc, y no se petan las terrazas de los bares, vamos a ponernos todos de acuerdo como buenos hermanos e inventemos el Black Friday. Pero hagámoslo en plan persecución al agarrao que no quiera comprar, como una gestapo cualquiera. Ah, que no lo hemos inventado, por eso es nombre raro. No lo traduzcamos porque igual es que es nombre propio de un yanki, o no, va a ser porque suena a gilipollez. Aunque para mí que suena a gilipollez igual, sea en inglés, francés, italiano o español. Lo importante es que está de oferta con un 50% de descuento, casualmente al mismo precio que hace dos semanas. Corre, que se lo llevan.

24 marzo 2014

Gracias, Adolfo

Los que no vivimos la transición no podemos llegar a entender de verdad qué significó Adolfo Suárez para España. Después de todo, nacimos en democracia y no hemos conocido otra cosa. Pero es justo eso lo que nos dió, una democracia. Por ello yo también lloro su pérdida, como todo español debería hacer.

Trabajó incansablemente anteponiendo sus ideales y su país a todo para conseguirnos lo que tenemos ahora, en una carrera llena de zancadillas. Sin él quien sabe qué habría pasado con nuestro país...

Son días tristes para todos y días para agradecer a Don Adolfo el haber existido. Gracias por enseñarnos lo que es la política con mayúsculas, la verdadera democracia, el valor, el patriotismo, la dignidad...

Es un ejemplo que por desgracia nadie sigue ni seguirá. Nunca habrá nadie como él, y si por casualidad lo hubiera, lo destrozarán como con él hicieron. Ahora los que le traicionaron también le lloran. Tuvisteis que apoyarle entonces. Ahora tendríamos una auténtica democracia y no la basura bipartidista corrupta que tenemos.

Ójala su muerte valga para que su espíritu cambie nuestro sistema político, pero eso es una utopía. Nuestros políticos sólo quieren poder, y no tienen problema en ir turnándose para tenerlo. Por eso cada uno de un signo político, cuando lo que realmente es bueno y justo para todos es el centrismo. Todos con todos y para todos.

¿Como puede costar tanto realizar reformas actualmente? Él consiguió acabar con la dictadura en 3 meses, y en poco más consiguió consensuar nuestra actual constitución. Pero Adolfo Suárez no tenía miedo, quería transformar España y lo hizo. No le importaban las encuestas, le importaba la participación y el acuerdo entre todos. Ahora nadie tiene ni la más mínima intención de reformar nada, por si la prensa y la oposición se tiran encima, a no ser que les interese para tapar alguna otra cuestión. Y así nos va.

Ójala siguieran tu ejemplo.

Descanse en paz.

31 octubre 2012

Steam: ¿Un punto de inflexión?

Si algo ha faltado siempre en Linux son programas comerciales. El mercado siempre se ha dirigido a la plataforma dominante: Windows. Es lógico si se analiza fríamente: Microsoft ha hecho todo lo posible para facilitar el desarrollo en su plataforma y, paralelamente, imposibilitar el desarrollo multiplataforma lo máximo posible. Por tanto, si se quiere vender, se desarrolla para Windows y se dejan de lado el resto de plataformas. Si una plataforma sube significativamente su cuota de mercado, las desarrolladoras desvían su mirada hacia ésta. Puede verse como ejemplo, aunque no sea el mismo caso exactamente, que, cuando Firefox subió su cuota por méritos propios, todos los desarrolladores web tuvieron que cumplir los estándares y probar con este navegador. Cuando surgió iOS, se abrió un nicho de mercado que no acababa de arrancar: los juegos para móviles. Cuando surgió Android, este nicho se amplió aun más. Surgió OpenGL ES, dando un gran impulso a este estándar vapuleado antes por Microsoft y por sus propios desarrolladores. La llegada de Windows 8 y su tienda ha mosqueado a Valve. Steam ha sido una exitosa plataforma de compra de juegos en linea, y, como siempre, Microsoft intenta utilizar su posición dominante para borrar a la competencia. Valve no se ha quedado con los brazos cruzados y ha buscado una "válvula" de escape: Steam para Linux. El resurgimiento de OpenGL gracias a los móviles y este movimiento de una gran desarrolladora de juegos, que es lo que más dinero mueve, puede ser el espaldarazo definitivo al entorno de escritorio de Linux. Canonical está trabajando con ellos, así como con Intel, AMD y nVidia para que todo vaya como la seda y para que la distribución elegida inicialmente sea Ubuntu. Posteriormente podrán ser otras. Esto lleva a otra conclusión: es vital unificar. Aunque a muchos partidarios del software libre quieren que el privativo no se acerque, es condición necesaria para que nuestro sistema crezca, y lo haría exponencialmente. Cuanta más gente mejor. Hace tiempo que se acabaron los tiempos en los que Linux era de minorías especializadas. Ha de abrirse al mundo. Y a ver si de una puta vez se unifican las estúpidas y artificiales diferencias que existen entre distribuciones como, para empezar, poner en rutas o archivos distintos la configuraciones de programas determinados (apache...). Y si se crea un nuevo sistema de paquetes con lo mejor de todos... no, tampoco hay que fantasear tanto. Este mes se ha abierto la beta pública limitada de Steam para que 1000 usuarios puedan probarlo, aquí.

19 octubre 2012

Ubuntu 12.10 lanzada

El quetzal cuántico ya está aquí. Esta noche he actualizado mi equipo principal a esta nueva versión sin ningún tipo de problema, como siempre. Únicamente he de decir que me ha preguntado tres o cuatro veces si deseo sobreescribir sendos archivos de configuración, y esto a estas alturas no debería ocurrir. Debería guardárselo e informar al iniciar el sistema y no bloquear la instalación. Así de primeras, estos son los cambios que he notado. - En mi equipo no es más rápido que la versión anterior. Igual se nota en equipos nuevos, tal como prometen. - Se puede conectar remotamente desde la pantalla de bienvenida. Esto tendré que probarlo un día de estos. - Aparecen dos iconos nuevos en el lanzador, que corresponden a páginas web de Amazon y Ubuntu one. Al entrar en facebook me pregunta si deseo añadir facebookmessenger. Acepto y me añade otro icono que simplemente abre Firefox con la página, o lleva a su pestaña si ya estaba abierto. - El icono de notificación y los de su menú han cambiado. Se han extendido las notificaciones: Al haber añadido facebook me notifica aquí sobre mensajes y notificaciones de éste. - POR FIN pueden cerrarse ventanas en exposición y hasta se ve el título. Esto debió estar desde el principio. Era una carencia muy grave. - La animación de minimizar mola. - Las previsualizaciones del menú de Ubuntu, el Dash, están muy bien. Podrá integrarse prácticamente cualquier cosa aquí. Se previsualiza pulsando con el botón secundario sobre cualquier cosa en cualquier lente, y según de lo que se trate se muestra de una manera diferente. Por ejemplo, para un álbum musical aparece la lista de canciones (aunque no reproduce por alguna razón) y para una foto permite abrirla, enviarla por correo, o abrir la carpeta en donde se encuentra, además de mostrar datos sobre ella. Por otra parte, es ligeramente lento si no se tiene una gráfica ágil. - Libreoffice Calc no tiene menú. Si se abre un segundo documento sí. - Writer POR FIN tiene una regla decente y no el pegote triangular negro. - El HUD busca en cualquier parte de la aplicación actual. Mi impresión: es como debió ser la versión anterior en algunos aspectos y un camino claro hacia lo que debe ser un sistema operativo de escritorio: Integración total. Me gusta. Conforme la vaya utilizando veré si ahora se puede trabajar en serio con esta versión, sobre todo por el intercambio entre ventanas.